Consejos para detectar noticias falsas en internet

CÓMO DETECTAR NOTICIAS FALSAS

Internet tiene dos caras. La buena es que ha impulsado la comunicación por todo el mundo, difunde información con facilidad y es una fuente de consulta de conocimiento. Pero, con un invento de tanta envergadura, es inevitable que surjan efectos adversos, entre ellos, la proliferación de noticias falsas que contaminan la verdad, dañan reputaciones y persiguen intereses malintencionados. Hemos de estar preparados para distinguir la información de la desinformación y los bulos.

Un bulo o noticia falsa es un intento de hacer creer a un grupo de personas que algo falso es real. En inglés se conoce como ‘hoax’ y, en verdad, ha existido desde siempre. Sin embargo, gracias a internet se difunden más rápido y llegan a más gente. Además, suelen tener cierta popularidad y son susceptibles de ser compartidos en redes sociales.

Algunas mentiras se desenmascaran solas por lo sorprendentes o ridículas que son, pero otras se disfrazan mejor y son difíciles descubrirlas. Lamentablemente, no existe un detector de noticias falsas que active una alarma cuando encuentra una. Tampoco disponemos de filtros del tipo ‘antispam’, no obstante, quizás nosotros mismos podemos hacer más para impedir caer en la trampa.

 

CONSIDERACIONES PREVIAS

El concepto de noticia falsa puede aplicarse a muchos tipos de informaciones. ¿Es noticia falsa un rumor? ¿es falsa cuando corresponde con intención a una corriente de opinión o interés? ¡Es falsa una noticia que destaca ciertos aspectos de un suceso y omite otros? Esto pasa todos los días en la prensa de papel y en la digital, a lo que ahora se añade Facebook, Twitter o Whatsapp. Hay sesgos periodísticos o ideológicos, pero la noticia falsa pasa a un nivel degenerativo del medio y del emisor, que se convierten en intoxicadores.

 

CARACTERÍSTICAS DE LAS NOTICIAS FALSAS

Para detectarlas conviene diseccionarlas, conocer de antemano qué características tienen en común y en qué se diferencian de una noticia honesta.

Para empezar, las noticias falsas suelen ser anónimas, es decir, nadie las firma. También pueden firmarse como ‘Redacción’. Además, no suelen tener fuentes conocidas o, por ejemplo, “nos cuenta el experto…”. No olviden que las fuentes se pueden inventar.

Por otra parte, no caducan: las noticias veraces se publican en un día concreto y el hecho del que se habla ocurrió en un día específico. Las noticias falsas suelen ser atemporales, de ahí que circulen fácilmente por internet (es igual que se haya creado en 2007, porque en 2017 seguirá siendo creíble).

Cuando se hace una noticia falsa, con frecuencia se pide al lector que también la difunda porque, es tan importante, que todo el mundo debería conocerla. Desconfíe. Sus titulares suelen ser impactantes, a veces alarmantes, por lo tanto, si un titular le parece exagerado, seguramente corresponda a una noticia falsa.

Otro detalle que tienen en común los bulos es que la redacción deja mucho que desear o se nota que ha sido traducida con una herramienta automática.

No olvide que la noticia falsa puede circular también en forma de fotografía o video como algo impactante o como apoyo a un texto que tiene las características de lo anteriormente reseñado. Cada vez es más fácil retocar las fotografías digitalmente, así como los videos a los que se colocan rostros de supuestos protagonistas. Recuerde que a veces aparecen videos correspondientes a noticias anteriores, de otros lugares o procedentes de la ficción.

 

Leave a Reply