Así será el mayor telescopio del mundo

Este gran artefacto denominado (E-ELT) ya cuenta con un contrato de construcción, el de mayor cuantía que jamás se haya realizado en astronomía basada en la Tierra, con un valor aproximado en 400 millones de euros. Será el ojo del mundo más grande para mirar el cielo y se ubicará en el norte de Chile, donde los expertos llevan tiempo preparando la superficie.

 

¿Qué justifica una inversión en una infraestructura astronómica superior a los 400 millones de euros? No es una cuestión de lejanía, sino de calidad de percepción. El E-ELT dispondrá del área colectora de luz más grande que la de todos los telescopios ópticos existentes juntos, y su sistema de óptica adaptativa proporcionará imágenes unas 15 veces más nítidas que las del telescopio espacial Hubble de la NASA y la ESA en la misma longitud de onda.

Los responsables del Observatorio Europeo Austral y el consorcio que ya fabrica la estructura y la cúpula de este gigantesco telescopio ya han afirmado en Alemania que será más grande que la Sagrada Familia de Barcelona. Incluso más allá: ¿Imaginan un telescopio más grande, tanto en altura como en envergadura, que el Big Ben de Londres o el Cristo Redentor de Río de Janeiro en Brasil?

El Telescopio Europeo Extremadamente Grande (E-ELT, por sus siglas en inglés), con un espejo primario de 39 metros de diámetro, será el telescopio óptico e infrarrojo cercano más grande del mundo. El acuerdo para construir la cúpula y la estructura del telescopio se firmó en Alemania por el Director General del Observatorio Europeo Austral (ESO, por sus siglas en inglés), Tim de Zeeuw, el Presidente de Astaldi, Paolo Astaldi, y el Presidente de Cimolai, Luigi Cimolai, entidades que forman parte del consorcio que lo construirá.

Este proyecto es realmente visionario, tanto en lo que representa para la astronomía como para la construcción y la ingeniería. El conjunto deja pequeñas a todas las construcciones de este tipo existentes. El área edificada ocupa un espacio comparable al de un campo de fútbol.

Entre los puntos firmados se incluye el diseño, fabricación, transporte, construcción, montaje in situ y verificación de la cúpula y de la estructura del telescopio. La edificación de la cúpula pondrá a prueba a todos los ingenieros implicados en el proyecto. De 85 metros de diámetro y giratoria, alcanzará las 5.000 toneladas de peso a las que hay que añadirle otras 3.000 provenientes de la estructura y montura del telescopio.

“El E-ELT hará descubrimientos que, simplemente, no podemos imaginar a día de hoy”, dijo Tim Zeeuw, director general de ESO. “Será un motor para que personas de todo el mundo piensen en la ciencia, la tecnología y en cuál es nuestro lugar en el universo”. Muchos otros aspectos de la construcción del E-ELT también avanzan rápidamente. Próximamente se firmarán los contratos para la fabricación del enorme espejo secundario del telescopio.

 

Leave a Reply